Incorporar la innovación en el ADN de las empresas


El entorno se encuentra en constante evolución y el mercado demanda de nuevas capacidades organizativas para ser capaz de dar respuesta a los consumidores. Capacidades como la Innovación, la Inteligencia de Negocio, la Gestión Integral del Talento o la Transformación Digital son ya realidades que cualquier organización debe de incorporar en su ADN si quiere mantenerse competitiva.

De todas las capacidades mencionadas anteriormente, tal vez sea la innovación la que está provocando más quebraderos de cabeza a los directivos. En un contexto que cambia de manera continua, generar mecanismos que permitan adaptarse rápidamente a las necesidades del negocio puede resultar clave para que la organización no pierda el tren de la competitividad.

Si la semana pasada hablamos de las distintas posturas que pueden tomar las organizaciones ante la innovación, hoy analizaremos algunas consideraciones que son necesarias para incorporarla en las organizaciones.

Nunca andes por el camino trazado pues él te conducirá únicamente a donde otros ya fueron – Alexander Graham Bell

Solo sirve ser tú mismo

Incorporar innovación en la empresa es un reto mayúsculo y, tras unos años en la agenda de la mayoría de directivos, lo único que se ha “demostrado” de manera más o menos clara son 2 cosas:

  • No existe una manera única de incorporar la innovación: A nivel organizacional, no existe ninguna solución unánime frente a su dependencia orgánica o a cuáles son los departamentos o unidades más adecuadas para incorporar la innovación. Actualmente existen muchas soluciones y de una disparidad considerable, enumerando algunos ejemplos:
    • Mercadona ha desarrollado centros de coinnovación con una metodología propia situados en los propios supermercados para la recogida de feed-back del cliente y la prueba de nuevos conceptos
    • Google tiene un departamento propio de innovación que forma y desarrolla a sus empleados en metodologías disruptivas
    • Otras empresas han creado centros de excelencia “aislados” de la compañía en sí para el desarrollo de la innovación
    • Apple no tiene un departamento de innovación, si no que ésta capacidad se encuentra intrínseca en todos los miembros de la compañía.
  • Las soluciones no son replicables: De la misma manera que los modelos de negocio, la innovación no se puede replicar: los métodos que han funcionado en una empresa no suelen hacerlo en otra. El modelo de dedicar el 20% de tu tiempo libre a proyectos que realmente te motiven que emplea Google solo funciona allí, por lo que cada organización debe de buscar el método que se adapte mejor a sus condiciones (empleados, políticas, modelo de negocio, sector, etc.). Copiar no es una alternativa así que la innovación es tan “exigente” que hasta para implantarla hay que utilizarla.

Y entonces… ¿Cómo lo puedo hacer?

Tal y como hemos dicho anteriormente, no existe ninguna fórmula mágica para incorporar la innovación en una de las capacidades de nuestra organización, pero sí existen algunas pautas que debes tener en cuenta para asegurar que sigues la dirección correcta:

  • La innovación es algo cultural: Esto implica que se trata de un proceso lento y duradero. No pretendas que todo el mundo sea innovadora de la noche a la mañana: no es un tema que se resuelva con lanzar un par de formaciones y ver dos vídeos tutoriales. Será necesario formar, acompañar y apoyar a los empleados para implantarla en todos los rincones de la empresa y lograr que esta nueva visión y manera de entender los negocios cale en la organización.
  • Se trata de un 99% transpiración 1% inspiración: La innovación no consiste en contratar a genios que están encerrados en una sala jugando a ping-pong y despegando el negocio. Requiere de métodos, de esfuerzo y de crear dinámicas que permitan mejorar el negocio. Es por ello que se debe iniciar un proceso que acompañe a todos los niveles de la organización y les “abra” los ojos hacía nuevas maneras de hacer y medir las cosas.
  • Mira siempre a tu alrededor: La innovación va en dos direcciones, primero aplicar una mirada interna para repensar procesos, metodologías y actitudes que nos permitan mejorar y segundo, realizar una mirada externa para poder observar lo que ocurre en el exterior y ser capaz de analizarlo y actuar en consecuencia para incorporarlo en el negocio si es necesario.

¡Espero que os sirva!

Josep Aballó – Ingeniero, consultor e inconformista. @pepaballo

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Anuncios

One thought on “Incorporar la innovación en el ADN de las empresas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s